Boletín Ecológico Nicaragua

Tormenta “desnudó” desorden territorial de cuencas en el Pacífico y Centro de Nicaragua..

Por: David Quintana y Lenin López – 06/10/2017 – La tormenta tropical que azota el Pacífico de Centroamérica, ilustró el futuro de Nicaragua sino se pone un alto al desorden territorial que hay en la mayoría de las cuencas hidrográficas, pues éstas carecen de un Programa de Manejo Territorial, acorde a las vulnerabilidades que plantean los Escenarios Climáticos.

El mapa muestra la cuenca del sitio que ha sido azotado por la tormenta Nate. Nicaragua a través de la vicepresidenta Rosario Murillo Zambrana, reportó siete personas muertes y cuatro desaparecidas, además de graves inundaciones y daños en puentes y carreteras en once de las dieciséis provincias del país. y que dejó 124 barrios y comunidades con daños. ademas el tráfico quedó bloqueado en 31 tramos de carreteras y al menos 14 comunidades de seis provincias están aisladas.

Para el premio Nathional Geografic, Jaime Incer Barquero, la cuenca del Río San Juan – por ejemplo – están sufriendo diversas calamidades producto del desorden en todas las materias, sean estas productivas, de desarrollo u habitacional. “Tepenaguazapa,  Mayales, Malacatoya, Ochomogo, El Acoyapa y Tecolostote, todas afectadas por diversas actividades humanas, y en sus 10 unidades hidrográficas que se delimitan alrededor del Lago Cocibolca, están en un caos total”. Apuntó.

De acuerdo al científico, en el caso de las sierras de Managua, no solo sufre el flagelo de la desforestación, sino que cada vez las ciudades avanzan hacia arriba, sellando la posibilidad de infiltración de agua.

“Hay otros casos específicos como el río grande de Matagalpa, donde su cuenca que nace en Jinotega, los ríos se crecen no porque pasan por las ciudades, sino que sus cabeceras están reforestada abajo y no arriba, y por supuesto que los suelos resulten  saturados de agua cuando la lluvia es permanente y sin posibilidades de hallar filtración por la nula cubierta forestal”. Explicó.

Y es que el problema de las cuencas es tan mayúsculo, que según los análisis del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER), hay una máxima mayor que les preocupa, éstos son los impactos socioeconómicos y ambientales en el recurso agua, y que son consecuencia de una amenaza, vulnerabilidad y exposición ante eventos climáticos extremos y el cambio climático que se prevé, altere la demanda de agua al año 2100, con una disminución de la disponibilidad total de ésta,  algo que también admite internacionalmente la CEPAL.

“Ha faltado el ordenamiento de las cuencas para establecer una defensa contra estas eventualidades, que se van a venir agudizando con los cambios climáticos, que aunque no lo podemos detener, pero si minorar los efectos”. Señalan por su parte oficiales del Centro Humboldt, aunque para todos los estudiosos de los tensores ambientales, el origen está en la destrucción del bosque en las partes de arriba.

“Después de la tormenta viene la calma, entonces en la calma, empecemos a ordenar desde las cumbres de los cerros hasta las costas o llanuras, y metiendo el concepto de arriba para abajo, porque podemos mejorar las calles, carreteras, ensanchar causes y hasta no botar basura, pero siempre habrá inundación hasta que se ordenen estas cuencas de las actividades humanas”. Concluye Incer Barquero.

 

¿FUE la tormenta NATE la responsable de tanta agua en el pacífico? De acuerdo a los expertos, “Increíblemente lo que sucedió en Rivas, fue que la fuerza de Nate, atraía un frente frío de sur hacia norte, lo que provocó que las ocndiciones en el pacífico para lluvias, se incrementara, atrayendo más lluvia que castigó un país, sin cubertura forestal y manejo adecuado de sus cuencas”.

Posted by on Oct 6 2017. Filed under Noticias. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed

Search Archive

Search by Date
Search by Category
Search with Google

Photo Gallery

Log in | Webmail | © Boletín Ecológico, 2013