Boletín Ecológico Nicaragua

San Carlos estrena el 2018 tomando agua potabilizada del Lago Cocibolca.

Texto; David Quintana – Vídeos: Orlando Montiel Salas / Enero 2018 – El pasado famélico se petrificó, las esperanzas de un pueblo que clamaba agua – pese a estar rodeados de esta – se convirtieron en una respuesta inmediata que abrirá otras oportunidades en cuanto a salud, medio ambiente, economía y educación, gracias a la disponibilidad del agua potable en cantidad y calidad, tras concluir las obras de construcción de una planta de tratamiento que usará las aguas del Lago Cocibolca como una “madre que nutre a sus hijos”.

Sus 8 mil kilómetros cuadrados de espejo de agua dulce irradia esperanza y respuesta. El nuevo sistema de agua potable de San Carlos, llevará el agua desde el lago Cocibolca hasta los hogares de la ciudad, convirtiéndose el lago en la pacha mama que resolverá la vida de las personas, sobre toda los que  con sus pequeños negocios, dependen de manera directa del agua. Sin duda habrá crecimiento.

Néstor Ubau, un especialista a cargo de esta planta, explica que sulfato de aluminio, se utilizará para coagular los sólidos en suspensión, que llegan en las aguas extraídas del lago, los que una vez sedimentados, pasan al fondo, dejando el agua limpia, pero aclaró que todo esto es un proceso que hace el sistema de tratamiento, que también utiliza el Gas Cloro, para potabilizarla el agua, apta para el consumo.

De esta forma el Gran Cocibolca, abastecerá a unas 14 mil personas, gracias a los 1,150 metros cúbicos de producción diaria. “Para almacenar esta producción, está lista una pila de almacenamiento con igual capacidad de acopio”. Aclararon.

La planta fue ubicada cerca de los barrios 30 de mayo y 19 de julio, en la parte más alta del municipio. Es decir, cerca del centro histórico de la ciudad.

De acuerdo a las autoridades del gobierno, se invirtieron cerca de 4 millones 300 mil dólares, que se invirtieron en la construcción de una planta de tratamiento de agua potable, instalación de conexiones domiciliares y un tanque de almacenamiento del vital líquido, y que vendrá a dar respuesta de agua y saneamiento en cantidad y calidad a 11 mil personas, agrupadas en 2 mil 800 familias durante las 24 horas del día.

“Nosotros tenemos un pozo comunal. Antes nos daban agua a diario pero ahora nos llega cada tres días. Es irónico que nosotros, estando al lado del lago y teniendo el río San Juan ahí, carezcamos de agua”. Declaró Julio Ortiz, propietario de un negocio en San Carlos. Mientras que para Marta Fitoria, propietaria de un negocio de alimentación en un instituto de San Carlos, animadamente expresó que ahora el colegio y sus estudiantes terminaran con sus limitaciones.

El proyecto de agua potable de San Carlos fue financiado a través del Programa de Conversión de Deuda suscrito entre España y Nicaragua, que en el año 2008 condonó una deuda al país, creando así un fondo de 58,2 millones de dólares que están sirviendo para financiar trabajos que desarrolla el gobierno en materia de desarrollo y la reducción de la pobreza en el país, dando respuesta a sectores como la salud, la educación y el acceso a agua potable.

“Nueva cultura del agua”. 

Pero, el gobierno no sólo resolvió el problema del abastecimiento de agua potable a estas poblaciones, sino que desarrolló toda una campaña denominada, “Nuestra cultura del agua, enfocada en la concepción del acceso al agua y al saneamiento como un derecho humano pero también como una responsabilidad. “La gente debe conocer y tomar conciencia de cómo ahorrar el agua, proteger los recursos naturales que depende mucho para cosechar el agua del Cocibolca, pero además, la cultura de pago porque de ello depende el mantenimiento de esta planta. Reveló María José Paniagua, habitante de San Carlos.

Posted by on Jan 2 2018. Filed under Noticias. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Leave a Reply

Search Archive

Search by Date
Search by Category
Search with Google

Photo Gallery

Log in | Webmail | © Boletín Ecológico, 2013