Boletín Ecológico Nicaragua

La Resina de “sangre” del curioso Árbol Sangredrago, del centro de Nicaragua.

Por: David Quintana – enero 2018 – El grupo impresionante de diversidad de vida silvestre que tiende a congregarse en Nicaragua,  no solo ayudan a la fotosíntesis, oxígeno, hogar para muchos tipos de organismos y fuentes de energía para el ecosistema, sino que también son proveedores medicinales y de curiosas formas.

El Sangredrago (Pterocarpus rohrii) , fácilmente hallado en Boaco, Camoapa y Chontales, es extremadamente impresionante. Perfecciona la tesis de que los árboles sienten y sufren en silencio. Curiosamente, la resina de éste – al emanar tras cortar la corteza – es similar a la sangre humana. “La ciencia explica esto como algno natural, ya que las especies Vegetales o del reino animal evolucionan”. Dice Freddy Ramírez, un reconocido forestal de Nicaragua.

Este árbol se extiende en América Tropical desde el Sureste de México a través de Centroamérica hasta los países amazónicos (Perú, Bolivia, Brasil, Colombia, Venezuela, Ecuador) así también en el Caribe e introducidos en Cuba y el Sur de Florida (EEUU), las Antillas y Guayanas, proveyendo una variedad de productos económicos, el principal es la madera seguido por la goma o resina”. Explica por su parte, el doctor José Canavides Robles, quien presentó en Honduras, un estudio sobre esta especie.

De acuerdo a Don Generado Alberto Cruz, oriundo de la comunidad “La Vega”, del departamento de Boaco, son mas de 30 especies que ha conocido por medio de personas expertas que llegan a conocer sobre las bondades de este fenomenal árbol. “Es usado para aliviar muchas enfermedades de la piel, gastritis y cáncer en el estómago”. Asegura.

Y es que muchos beneficios tanto maderables como para la salud, se encuentran de este árbol que llega a medir hasta cuarenta metros de altura y hasta metro y medio de anchura, según el Herbario Nacional de Nicaragua, administrado por la UNAN León, y que albergan numerosas investigaciones de muchas especies hechas por el académico Ricardo Ruedas.

Enfermedades infecciosas como gonorrea, dolores y problemas vaginales y hasta cicatrizador de heridas, son entre las muchas propiedades curativas que posee este árbol,  y que de acuerdo el biólogo Ángel Vargas, dice que posee acción antiviral. Además de tratar enfermedades como el sida.

Definitivamente en los árboles, se encuentran los símbolos perdurables, usos múltiples, los que al evolucionar, causan maravillas a los ojos humanos.

Las fotos, textos y vídeos fueron recopiladas en la Comunidad de La Vega, por David Quintana.

Posted by on Jan 26 2018. Filed under Noticias, Reportajes Verdes. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed

Search Archive

Search by Date
Search by Category
Search with Google

Photo Gallery

Log in | Webmail | © Boletín Ecológico, 2013