Boletín Ecológico Nicaragua

Expertos en temas de bosques, llaman a adoptar el Manejo Forestal Certificado, para frenar iIegalidad y Tala.

Un Foro donde participaron expertos forestales, abrió el debate hacia el Manejo Forestal en Nicaragua, como vía para combatir la tala y la ilegalidad, además expuso que todo el sector forestal del país, está “criminalizado y atado” por medio de leyes y reglamentos que estimulan el avance de la frontera agrícola.

“Hemos invitado a diversos actores para hablar de estos temas que deben tener respuesta a todos los niveles”, expuso Marvin Centeno, director del Consejo Nicaragüense. de Certificación Forestal Voluntaria (CONICEFV).

Según el experto, estos espacios son para conocer  aspectos claves para manejar de forma sostenible los bosque, puesto  que Nicaragua necesita entrar a la conservación, pero con la visión de aprovechamiento sostenible de la madera. Indicó que las plantación forestales –  que se extienden en este año a unas 25 mil hectáreas – es parte de esta respuesta a la ilegalidad y tala de los bosques primarios, aunque dijo que actualmente el CONICEFV, ya está trabajando en pinares para rescatar por medio de la certificación forestal, específicamente con los pueblos chorotegas de Cusmapa y sus alrededores, estos bosques de gran importancia para estas comunidades.

Sector forestal criminalizado

Freddy Ramirez, un abogado forestal y consultor, expuso que todos los sectores de Nicaragua como; el turismo, ganadería, y agropecuario están en auge económico y contribuyendo, sin embargo el forestal, apenas alcanza el 1 por ciento del PIB, y todo porque el estado y los ambientalistas están enfocado en la regulación excesiva y no en el fomento del sector.

Salvadora Morales,del organismo ICCO, aseguró que dado a que el 37 por ciento de las áreas protegidas son habitadas por indígenas, estas son claves para conservar el bosque. “En el caso de Nicaragua sabemos que por medio del modelo de gobernanza que se han iniciado en localidades chorotegas, éstas comunidades están conociendo que aprovechar los recursos que tienen en sus bosques. es una ventaja de la propiedad colectiva, que por medio de alianza con el estado, ONG, municipalidades y comunidades indígenas, son una perfecta herramienta que permitirá darle otra herramienta de manejo sostenible al bosque, como una forma de colaborar con la existencia del mismo y su hábitat”. Explicó.

“Todos hablan de conservación y protección y no se fijan que hay un déficit presupuestario para el fomento de este rubro y todo el sector maderero trabaja desarticulado por este mismo problema, a excepción los que trabajan con plantaciones”, explicó. El consultor señaló que 28 directrices se han cambiado del sistema de permisología tan solo en el período 2007 – 2017, que indica que abogados sin conocer sobre el uso adecuado de los bosques, quieren corregir con leyes , normas y un manual, sin visitar los sitios donde la gente vive del bosque, pero que se ve obligada a trabajar de forma ilegal, dado a estos procedimientos que también practica la coima.

El manejo forestal en otros países.

Ronni del Camino, un experto internacional en temas forestales, advirtió que si todos los sectores no se unen para buscar soluciones viables, la actividad forestal seguirá huérfana de aceptación del sistema económico. “Cuando sea más barata la legalidad, la ilegalidad terminará porque Europa es ejemplo de que esas regulaciones, no sirven de nada”. Indicó. De acuerdo al forestal, el estado nicaragüense debe acompañar estos procesos, avocándose al beneficio de la duda para atraer beneficios que se traduzcan en desarrollo social económico.

Jurguen Guevara, oficial de industrias extractivas de Centro Humbold, reveló que mediante un estudio – no supervisado oficialmente –  llamado “Sensur Landset”, determinó que más de un millón de hectáreas de bosques se han perdido. “Son unas 167 mil hectáreas de bosques han sido extraídas de la reserva de biósfera del sureste de Nicaragua y otras 93 mil hectáreas en la de Bosawas, causando graves estragos no solo en ambas reservas, sino en otros sitios que sufrieron sequías”. Aseguró. No obstante, Norwing Torrez, director de la Fundación Amigos del Río San Juan (FUNDAR) explicó que un estudio que realizó con el Organismo “Conservación Internacional (CI) 2002 – 2012, tan solo solo el 5 por ciento de la reserva biológica Indio maíz, se había perdido, y en el caso del cerro silva y punta gorda un 50 por ciento en los mismo años comparados, lo que indica que la reserva biológica Indio Maíz, antes del impacto del huracán Otto, mantenía su integridad ecológica en más del 90 por ciento.

 

 

Posted by on Nov 22 2017. Filed under Noticias. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Leave a Reply

Search Archive

Search by Date
Search by Category
Search with Google

Photo Gallery

Log in | Webmail | © Boletín Ecológico, 2013