Boletín Ecológico Nicaragua

El Ayote; Municipio del “santo del silencio” y su fenomenal comercio local.

Texto y fotos: Oscar Alvarez* / Enviado Especial – 30-08-2017 / A 236 kilómetros de Managua, un largo camino de tierra que parte desde unos kilómetros de Santo Domingo y cuyo trayecto parece interminable, el Municipio “El Ayote” es un recuerdo vivo de los dones que la Madre Tierra le dio al centro del Istmo de lagos, ríos y volcanes, y que sus habitantes a lo largo del país, no han podido apreciar.

El Ayote, es un fenómeno de desarrollo económico, pues aquí se negocian grandes cantidades de ganado y cerdos anualmente, grandes transacciones de compra y venta de queso, que son abastecidas por las más de 200 queseras artesanales que hay a lo largo del municipio. Su población, eminentemente de origen campesino, es de unos 9,000 habitantes, y su extensión territorial de 181 kilómetros cuadrados.

La dificultad de acceso a esta zona perteneciente a la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur, pero administrada bajo la jurisdicción de Juigalpa, lo convierte es un municipio semi-protegido, la que a pesar de la ganadería extensiva y depredadora, aún mantiene ríos de gran caudal y bordeados con espesura boscosa.

Pero ese panorama cambia por la existencia de grandes extensiones de pastizales con poco ganado, lo que se corresponde con la cultura ganadera nacional que según el IV Censo Nacional Agropecuario (CENAGRO) es de una carga animal de 0.5 cabezas de ganado por manzana., lo que en ecología y desarrollo, se traduce en que el auge comercial local,  en  una especie de “bendición y maldición”

Al igual que otras áreas ganaderas del país, el ganado en El Ayote es doble propósito. Se comercializa en pie (destinada a mataderos), se acopia lecha para empresas procesadoras y se fabrica queso, crema, cuajada y mantequilla. No obstante, la producción de granos básicos es la alternativa de sustento para el pequeño campesino que produce maíz, frijoles, verduras y frutas.

El Ayote poco a poco deja atrás sus historias de tierra de nadie, en la que muchos dueños de fincas ganaderas tomaron la justicia por su propia mano para defenderse de las bandas de abigeos. Pistola al cinto, la ley de revolver se imponía en muchas desavenencias entre lugareños.

En la actualidad, su centro urbano luce ordenado, con amplias vías de comunicación y una buena oferta comercial, pero con pocos marchantes (compradores). Los servicios de telefonía móvil son eficaces con sus vaivenes por las alturas, pero el internet aún no es fiable. De hecho, la Alcaldía suprimió el Wi fi gratuito por limitaciones de banda.

En el poblado, a las primeras horas de la mañana se puede comprar un litro de leche que pasa de la vaca a un balde a un precio de diez córdobas, lo que contrasta con los 40 que vale una libra de buena crema, un precio similar a la ofertada en Managua.

El gobierno municipal, ha llevado progreso a este municipio joven de Nicaragua. Jóvenes haciendo deportes en unos de los diversos parques inaugurados. Foto; Alcaldía Municipal.

Los ríos con sus aguas oscuras por la llovizna constante reciben a mujeres, hombres y niños para el lavado de ropas y el baño. Ello a pesar de que el poblado cuenta con el servicio de agua domiciliar y es tratada para el consumo humano.

El Ayote, aunque carece de infraestructura para el turismo, tiene gran potencial para la aventura extrema, la caminata y la exploración. El mayor atractivo lo constituyen sus ríos y bosques cercanos a las fincas ganaderas. Sus hoteles carecen de internet, pero se muestran limpios y relativamente cómodos. Pero solo con subirse a un bus rumbo al Ayote ya resulta aventurero.

SU SANTO PATRONO

El Ayote, todos  los años, y durante el mes de marzo, celebra a su santo patrón. Se trata de San José, que según la historia bíblica, fue Dios que le encomendó la misión de ser esposo de María y ejemplo de la Sagrada Familia.

Los locales le llaman: “El Santo del Silencio”, pues según las historias, no se conoce palabras expresadas por él, tan solo se conoce acerca de sus obras, sus actos de fe, amor y de protección como padre responsable del bienestar de su amadísima esposa y de su excepcional Hijo. “José fue “santo” desde antes de los desposorios, un escogido de Dios. Desde el principio recibió la gracia de discernir los mandatos del Señor. El Papa Pío IX nombró a San José, en 1847,”Patrono de la Iglesia Universal”. Escribe un portal de la radio que lleva el mismo nombre, en la red social de facebook.

Algo más curioso de este municipio es que forma parte de los municipios más jóvenes de Nicaragua. Apenas obtuvo su fundación en abril del año 2000, pero sus años párvulos no ha impedido ser unos de los sitios de Nicaragua, con más riquezas, mismas que comparte y negocia con 38 comunidades vecinas, y que orgullosamente sobresale como “el gigantesco y muy dinámico; puerto de montaña.

Actualmente, el municipio de El Ayote, está en aunque estructural y de ordenamiento, pues la las autoridades edilicias actuales, se han dado a la tarea de adoquinar calles y caminos que llevan a las comarcas, además de edificar vistosos parques y avenidas. Los colegios de educación básica son otras de las mejoras, pero además, los servicios de salud han mejorado con su infraestructura. Señal, que cuando hay voluntad de sus autoridades, un pueblo joven, crece.

*Comunicador Red de Desarrollo Sostenible /https://comunicacionrds.wordpress.com/

Posted by on Aug 30 2017. Filed under Noticias, Reportajes Verdes. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Leave a Reply

Search Archive

Search by Date
Search by Category
Search with Google

Photo Gallery

Log in | Webmail | © Boletín Ecológico, 2013