Boletín Ecológico Nicaragua

GRUPO COCIBOLCA: De cómo el Gobierno “blanqueó” la justicia verde” en beneficio del COSEP.

Por: Rosario Sáenz Ruiz  – Diciembre 2017 – A veces es sano callar cuando creemos que las palabras sobran frente a hechos que la superan, pero cuando la ignorancia procede de quienes ostentan el poder y más aún cuando de ellos depende el bienestar de los ciudadanos, es perentorio y obligatorio opinar para que en la memoria colectiva no se albergue la idea que había razón en semejantes planteamientos.  Nos referimos  al artículo que el día 5 pasado la Cámara Empresarial, en la voz de su presidente Don Jose Adán Aguerri, escribió sobre un adefesio legal publicado en la Gaceta Diario Oficial  del 29 de Noviembre.

Rosario del Socorro Sáenz Ruiz, abogada ambiental de Nicaragua.

Primero quiero referirme a que este decreto ha recorrido un  triste calvario legal que creo el señor Aguerri, atendiendo el reclamo de algunos sectores del COSEP, apoyó y  justificó sin conocer a fondo lo que realmente significa el manejo racional y sostenido en el aprovechamiento de los recursos naturales, que son además la base de toda actividad productiva que depende de la conservación y buen manejo de  suelos, aguas, bosques, biodiversidad. etc.

En Nicaragua la naturaleza y sus elementos ya no pueden seguir subsidiando el modelo de desarrollo actualmente planteado, ya que su capacidad natural de auto regeneración  ha sido tan maltratada en las últimas décadas como para asegurar un futuro estable y promisorio  tanto en lo económico como en lo social, con el agravante que la vulnerabilidad de los cambios climáticos no es garantía  para asegurar un futuro promisorios para nosotros y para nuestros descendientes, herederos de un país en franco deterioro.

En el nuevo decreto subsiste la  desfasada percepción de la ecología versus la economía, cuando en realidad tal contradicción no debe existir, porque ambas opciones son en sí mutuamente complementarias, simbióticamente dependientes y necesarias. No sin razón las agencias internacionales de financiamiento, hoy en día, valoran los estudios previos de impacto ambiental como requisitos fundamentales para ser atendidos en el otorgamiento de  préstamos, en un país donde una parte del  sector  productivo, trata de obviar o minimizar ese tipo de responsabilidad nacional.

En efecto, mediante el reciente Decreto 15-2017, publicado en la Gaceta del 28 de Agosto de este mismo año, se derogó por segunda vez el Decreto 76-2006,  el cual dio vida al Sistema de Evaluación de Impacto  Ambiental, el cual basaba toda su articulación en la Ley General del Medio Ambiente y los Recursos Naturales.

Aparentemente este nuevo decreto fue un “libretazo” del gobierno, según declaraciones dadas a la prensa por varios oficiosos empresarios, que mostraron su  descontento porque “eso no había sido acordado”. El nuevo decreto es  insuficiente;  más bien a juicio nuestro y de las organizaciones donde trabajamos  a favor del medio ambiente y los recursos naturales, este  decreto minimiza por no decir “desmantela” prácticamente el último de los instrumentos de gestión ambiental que medianamente se venían aplicando en el país  tanto por el  sector público como  privado.

Hacemos notar que no pudo ser más propicio el momento para derogar este nuevo decreto cuando se produjeron las mayores inundaciones en Managua, precisamente por la no observancia de los Planes de Ordenamiento Territorial y los Estudios de Impacto Ambiental de la Cuenca Sur de las Sierras de Managua, hoy tan necesarios como urgentes para que tanto las municipalidades como las inversiones privadas y públicas no afronten constantes riesgos y los ciudadanos no paguen las consecuencias de las malas iniciativas propugnadas por algunos “empresaurios”, al omitirlas o disimularlas para beneficio fácil e inmediato de sus propios intereses y negocios, a costa del bienestar de la  gran mayoría de la presente y futuras poblaciones que viven o vivirán   en una Nicaragua  devastada.

Siguiendo el periplo del famoso enredo legal, emitieron sin publicar la Resolución  Ministerial: 133 -08-2017 el 30 de Agosto 2017. En efecto, nuevamente y públicamente los oficiosos empresarios dijeron que estaban en desacuerdo y aunque en la página WEB de MARENA ya estaban los nuevos plazos aducidos como una de las aspiraciones empresariales para la derogación o reforma legal, éstos siguieron señalando que no estaba vigente la tal Resolución. MARENA por su parte con una Ministra y dos Vice-Ministros siguieron su política encubridora con un mutismo total.

El nuevo Decreto 20-2017 al que el señor Aguirre se refiere en grandes aplausos como “El nuevo SEA” por segunda vez deroga al Decreto 76-2006, pero además según los oficiosos empresarios busca reducir plazos, mejorar a su favor la institucionalidad de los procesos, en una palabra “simplificar”, es decir en apariencia todo bien. En realidad la intención del nuevo Decreto va más allá del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental regula: los permisos y autorizaciones para el uso sostenible de los Recursos Naturales: Así le llaman al desmantelamiento o saneamiento de las áreas protegidas incluyendo las Reservas de Biósfera, internacionalmente comprometidas (léase capítulo IX en adelante), que representan los últimos oasis verdes que nos quedan. Igual suerte está sucediendo  en los bosques de pino en las Segovias,  que a su vez y de manera contradictoria se regirá por los procedimientos de la Ley Forestal Ley 462 (arto 50. Párrafo 2) es decir no hay tal simplificación.

Este capítulo está plagado de inconsistencias técnicas, al señalar que NO se pueden extraer los árboles en  las áreas protegidas con pendientes promedio  al 60 % , excepto con tracción animal,  cuando en realidad en el pico más alto del país (El cerro Mogotón en la cordillera de Dipilto), con pendientes superiores  en la cima, observamos  y fotografiamos rastras, tractores y equipos de toda naturaleza propias de la actividad forestal . Otra inconsistencia técnica señalada en el artículo 60 es aquella “que se deben dejar en el rodal los árboles de baja calidad para semilleros”, disposición que  atenta contra  la reproducción genética de los pinos y su calidad futura.

El Decreto regula parcialmente las licencias y el comercio de las especies de la Flora y la Fauna Silvestre,  que ya se encontraban bajo la jurisdicción del MARENA desde antes. Simultáneamente se violenta la Ley Forestal, la Ley de Pesca y la Ley 290 Ley de Organización, Competencias  y Procedimientos del Poder Ejecutivo al traspasar al MARENA la facultad de otorgar permisos forestales y de pesca atribuidos antes al INAFOR  e INPESCA respectivamente.  Se reforma la Ley 290 al atribuirle facultades al MARENA, que antes eran del  Ministerio Agropecuario en materia de uso y manejo de suelos, ecosistemas terrestres  y material vegetativo (transgénicos). Es decir el hicieron mas complicado el entorno legal para los inversionistas, cualquier auditor de una empresa financiera seria va a preguntarles como es que un Decreto reforma Leyes y cual tiene mas o menos valor.

Ahora bien, en el caso de los EIA (Estudios de Impactos Ambientales), no encontramos la simplificación anhelada, pues desde hace casi 3 meses rigen nuevos plazos para la aprobación de actividades y se han  incrementado y concentrado las funciones en una institución que ha mostrado clara incapacidad institucional para cumplir sus funciones legales, no sólo por falta recursos presupuestados, sino además de personal humano en la cantidad y  capacidad requeridas;  una institución técnica  con las manos atadas,  que  tiene que pedir permiso por todos sus actos y acciones en detrimento de su propio funcionamiento.

Todos queremos mejores instituciones públicas robustas que velen por los derechos ciudadanos antes que por el bienestar privado, instituciones  de las que nos sintamos plenamente orgullosos; , empresas privadas responsables de sus actos que no se enriquezcan a costas de la miseria de muchos. GRUPO COCIBOLCA.

 

Posted by on Dec 12 2017. Filed under Análisis por David Quintana, Noticias, Suelo Patrio por Geovanni Carranza. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed

Search Archive

Search by Date
Search by Category
Search with Google

Photo Gallery

Log in | Webmail | © Boletín Ecológico, 2013