Boletín Ecológico Nicaragua

Expansión Piñera destruye zonas de recarga hídrica en la Cuenca Sur de Managua.

IMG_5951

Por: David Quintana / Mayo 2017 – El cultivo de la Piña, devora bosques a pasos agigantados en la cuenca Sur de Managua, sacrificando el esencial recurso que sirve a miles para sobrevivir como es el Agua.

“Monte Lirio, es la Piña con más variedad sembrada en el ´país, sobre todo para consumo interno donde se consume como fruta fresca y en mermeladas, pero no gusta en el mercado internacional, para los expertos por lo poco dulce y por el gruesaje que dificulta su industrialización, contra un 90 por ciento de producción mundial que se mueve en mercados internacionales de la variedad Cayena Lisa.

Pero, esta producción “amarga dulce” precisamente se produce en sectores de Ticuantepe y parte de La Concepción (La Concha). Ahí se ve el “verde oscuro” de los piñales o las tierras aradas listas para la siembra, donde recientemente hubo bosque, quebradas, humedales, nacientes de agua, seguido de grandes zanjas que provoca el arrastre de agua que no encuentra foresta. 

IMG_5948

Rosario del Socorro Sáenz Ruiz, plantea que la culpa la tiene la descontrolada expansión piñera que no respeta la legislación ambiental ni mucho menos la zona que prácticamente es de recarga hídrica.

“Es un fenómeno que es visible desde la carretera hacia Ticuantepe y La Concha, donde los piñales se abren campo con permisos ambientales o sin estos”, explica Sáenz Ruiz, directora de la Fundación Nicaragüense Para el Desarrollo Sostenible (FUNDENIC—SOS).

Y es que este cultivo, se introdujo en municipio de Ticuantepe en 1965, donde ha ido desplazando a los cultivos tradicionales. Actualmente, es el mayor productor de piña del país. Se ubica a 18 kilómetros al sureste de Managua. Tiene aproximadamente 68 kilómetros cuadrados, precisamente en una inmensa zona de recarga hídrica, iónicamente en la mayor áreas boscosas y pequeñas lomas, donde toda su producción agrícola está en manos de pequeños y medianos productores, organizados en cooperativas, colectivos de trabajo, o individuales que suelen agruparse para la compra de insumos y compartir costos de transporte para la comercialización de sus productos, alquileres de tierra, etc. Según consta un estudio elaborado por Silvia Elena Rose, quien tiene una Maestría en Administración y Dirección de Empresas de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UCA. Este estudio refleja que son unos ochocientos productores, con un área sembrada de unas 2,500 manzanas.

IMG_6000

Cultivo “Dulce Amargo”

Para la destacada ambientalista Sáenz Ruiz, preocupan la contaminación de las aguas y la esterilización de los suelos que deja el monocultivo intensivo, que obtiene cosechas en cuatro meses en vez de los ocho que tarda el proceso natural, por ello decepcionados se preguntan; cómo es posible que muchas de estas fincas obtenga permiso del Gobierno, cuando claramente ponen en riesgo no solo la cosecha de agua que hay en esta zona, sino que también a las poblaciones que viven debajo de la cuenca, dado que siembran a orillas de quebradas y sitios con inclinación, facilitando el arrastre de sedimentos y residuos de los agroquímicos que envenenan flora y fauna, pero además, impermeabilizando esta zona que se caracteriza por ser de recarga hídrica.

IMG_6030

Las quejas de los ambientalistas también apuntan al Ministerio Agropecuario y a las alcaldías, entidades encargadas de hacer cumplir la legislación forestal y ambiental.Y es que la piña ocupa el sitio 87 de productos de exportación, es decir, en el año 2015, ocupaba la posición 96 entre los productos de exportación, ya en 2016 alcanzó la posición 94. Los cálculos del Centro de Trámite de las Exportaciones (CETREX) la sitúan en el primer trimestre de 2017 en la posición 89, con ventas anuales de 40 mil dólares, por lo que las expectativas de expansión se han disparado dado a la demanda.

“No estamos en contra de la siembra de la piña, estamos por que se haga de manera ordenada, de tal forma que se respeten los derechos ambientales como es, la conservación de la zona de recarga hídrica, que significa el agua para más de 3 millones de habitantes”, apuntó la abogada Sáenz Ruiz. Agrega que la actividad piñera, debe llevarse de una manera adecuada y no afecte el suelo, ni las zonas con pendientes.

pitaya

Durante un recorrido por los alrededores de Ticuantepe y La Concepción (La Concha), es visible la expansión de piña  a menos de un metro del borde la carretera y a diez metros de quebradas, barrancos y causes, además de otros cultivos como la Pitahaya, que es sembrada en grandes pendientes. “Es decir que hasta desafían la ley de la gravedad”, concluye la experta.

Tragedia ambiental. 

Cabe señalar, que el cultivo de la Piña, está poniendo en riesgo el refugio de cientos de especies tanto forestales como de fauna, ya que la tala de árboles en esta zona de recarga hídrica se hace ante la vista y paciencia de las autoridades. Sobre este aspecto, también pone en riesgo zonas como el área protegida El Chocoyero, cuyo sitio está cerca de estos cultivos.

Posted by on May 15 2017. Filed under Noticias, Reportajes Verdes. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed

Search Archive

Search by Date
Search by Category
Search with Google

Photo Gallery

Log in | Webmail | © Boletín Ecológico, 2013